Saltear al contenido principal
La Noche Oscura Del Alma

La noche oscura del alma

Se produce cuando el alma desciende hacia la profundidad en donde está el ego, el inconsciente y la mismísima sombra. Es cuando se enfrenta directamente sin velos a los miedos y temores, a la peor versión de sí misma. La noche oscura del alma no es una crisis cualquiera, una crisis más o una crisis puntual y pasajera. Es la crisis que une a todas ellas. Es el peor momento en el que toda la densidad de un ser queda expuesta sin anestesias ni disfraces. Esta exposición sale a la luz cuando ya no se puede seguir como se está y se exige un cambio. Cuando ya no puede haber más esperas ni excusas. Es una etapa crucial en la vida de una persona y no existe manera de esquivarla. La noche oscura hay que vivirla, transitarla y puede durar meses, años, décadas o segundos.

Es un proceso que está incluido dentro de la evolución espiritual. Durante este tránsito todos los velos se caen, todas las máscaras se desintegran. Toda la vida queda expuesta. Como si fuera una película se te muestra todo lo vivido, la manera en que se ha experimentado cada situación y la falsa identidad cae, se desmorona, se fragmenta, estalla. La noche oscura del alma tiene sentido ya que luego de ella, si sales de la experiencia lo suficientemente fuerte y consciente, sabes exactamente cómo debes empezar a actuar. Se instaura tu verdadera identidad con todo lo que ello conlleva y se coloca en su sitio la verdad sagrada del alma. El ascenso. La restauración de miles de los fragmentos de geometrías que se rompieron durante todo el tiempo que duró tu vida. Es un antes y un después.

El síntoma más evidente de estar sumido en la noche oscura es la absoluta desconexión de tu ser. No se trata de depresión, tristeza o desequilibrio. Sino de un profundo desarraigo de uno mismo.

La noche oscura del alma es el viaje del corazón hacia el encuentro con su hogar, el templo sagrado. Si se logra que el corazón retorne al recuerdo de su sitio, el suplicio se acaba.

En las terapias siempre activo la llama trina. Alojada en el timo, donde reside y vive el alma despierta, el alma consciente y se permite así que poco a poco el ascenso ocurra.

Para traspasar la noche oscura y no quedarse en ella lo único que se precisa es mirar de frente con sensatez toda tu vida. Reconocer todo lo que has hecho y no hecho, todas las veces que te has engañado, todas las máscaras que te has puesto y comenzar a quitártelas una por una con toda la conciencia de la que seas capaz. Lo único que hace que el ascenso de esa alma comience, es la verdad. Ser sincero y desmontar la farsa de ti mismo que has creado y comenzar a construir tu verdadero yo. Sólo así el camino de regreso al hogar, al corazón es posible.

 

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba