Saltear al contenido principal
La Obsesión Por Querer Ver Maestros O ángeles

La obsesión por querer ver maestros o ángeles

Los maestros, los guías, los ángeles son frecuencias, consciencias de luz. No son personas con forma ni con alas, ni con rostros preciosos sino que son vibraciones. Hay quienes necesitan ver esas formas para que la mente no colapse y se pueda así tener una referencia más lógica a la que aferrarse. Pero no tienen una consistencia material sino que son hologramas creados para ayudar al ser humano a conectar con frecuencias que son abstractas y demasiado sutiles. Hay quienes se sienten más cerca de la frecuencia de Saint Germain o Quan Yin o María Magdalena, pero no son personas sino energías dispuestas para la evolución que provienen de una frecuencia madre, de un plan madre. No te fuerces por “ver” porque no hay nada que ver, las frecuencias se sienten desde el interior. Y muchas frecuencias “separadas” son la misma frecuencia sólo que fragmentada puesto que cada una sutilmente puede hacerte abrir un portal diferente dentro de tu interior: ejemplo: María, María Magdalena, Isis, son las mismas energías que se dividen para poder llegar a más almas. Hay quienes conectan más con la frecuencia o programa Isis que con la frecuencia o programa María Magdalena. Desmontar el ego es necesario para dejar de creerse especial, dejar de creerse “enviado” de algo o alguien y comenzar a comprender que todos podemos compartir una misma frecuencia ya que muchos podemos incluso ser fractales de ella. Provenimos de un multiverso repleto de frecuencias a las que podemos pertenecer. Para conectar con ellas solamente hay que abrir la constelación cardíaca y desde la frecuencia interna Yo Soy dejar que toda esa información encriptada en nuestro interior comience a abrirse como los pétalos de una flor.

Extracto del libro “El Evangelio de las 13 Rosas Santas”

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba