Saltear al contenido principal
Las Creencias Siempre Son Limitantes

Las creencias siempre son limitantes

El funcionamiento de nuestra mente inconsciente se basa en seguir las programaciones que están instaladas en nuestro cuerpo mental. Éstas pueden ser ancestrales (heredadas genéticamente por el clan) o provienen de un origen anterior. Se instalan en nuestro ADN y actúan en nosotros de modo automático. Muchas veces no sabemos por qué actuamos como actuamos o por qué reaccionamos instintivamente de un modo u otro. Muchas veces no podemos “controlar” actos impulsivos que se parecen mucho a la inconsciencia. No nos entendemos, y así seguimos por la vida cargando a cuestas comportamientos que muchas veces nos parecen ajenos, pero salen de nuestro ser. Las creencias siempre son limitantes y nunca son absolutas. Mi creencia sobre el dinero puede ser diferente a la tuya y ésta dependerá de mi realidad, de mi historia, de cómo mis ancestros vivieron el tema del dinero, de cómo he superado los obstáculos con respecto a esa creencia y el modo que me he reprogramado si consideraba que esa creencia me estaba condicionando. Una creencia absoluta, por ejemplo, es 2+2=4. Nadie lo puede discutir y no hay historia personal que pueda torcer esa verdad.

Si estás presa de una situación y ésta se ha vuelto crónica. (Situación, persona o lo que sea en lo que te sientas estancado) es que tienes instalada una creencia limitante. Una programación que no te deja actuar con libertad y hace que tu mente inconsciente se encuentre dando tumbos sin salida aparente. Necesitas una reprogramación de esa creencia.

Del mismo modo que una creencia se instala se puede desinstalar. Es como un programa de un ordenador. Por un tiempo nos ha sido útil su funcionamiento hasta que nos dimos cuenta que ya no nos servía. Adquirimos un programa nuevo (también con limitaciones, pero que nos sirve en este momento) y para poder instalarlo necesitamos quitar el anterior. El cerebro funciona igual y necesita 21 días para generar un hábito distinto. Esto significa que si tu hablas, dices y haces durante 21 días generarás un nuevo hábito en tu cerebro. Pero claro, tienes que actuar. Con la palabra decretas y con tu acción te mueves en relación y coherencia con lo que has decretado. Lo que necesita tu inconsciente es ver con sus ojos físicos que haces lo que dices. Así de fácil. Si dices que eres abundante, sal a encontrar la abundancia, no te quedes sentado quejándote porque lo que harás será reforzar aún más el programa que quieres desinstalar. Si durante 21 días logras decir y hacer, tu realidad cambia porque cambia tu cerebro que es lo único que necesitas transformar para cambiar.

Todas las creencias son limitantes. No hablo en términos de “buenas o malas” porque esas son palabras duales. Mejor hablo en términos de algo que funciona y algo que ya no. Lo que te sirve hoy, puede que mañana ya no te sea útil y debas reprogramarlo. Nos la pasamos reprogramando sin darnos cuenta. Las elecciones que hacemos son continuas reprogramaciones.

Lo mejor que puedes hacer para acostumbrar a tu cerebro al cambio de creencias es comenzar a cambiar tu rutina. Si los martes comes siempre lo mismo, cambia de comida. Si los lunes sales a hacer deporte, sal otro día y así con todo. De ese modo ganarás flexibilidad y cuando quieras cambiar un vició, costumbre o comportamiento más arraigado y trascendente el cambio no será un trastorno para tu  mente.

Al cuerpo mental hay que entrenarlo. Porque el inconsciente es nuestro 98% y siempre ganará si no nos aliamos a él. Hay que mostrarle el camino suavemente, sin cambios bruscos y siempre haciéndole creer que es él el que gana (como si se tratase de un niño) y siempre hay que recompensarlo cuando “nos permite” hacer una modificación en nuestro sistema.

Por último me parece importante mencionar que hay que saber formular las creencias que queremos instalar en nosotros en lugar de las antiguas:

La palabra NO, está prohibida

Siempre deben ser frases en presente como si ya tuvieras lo que quieres y en positivo. ej: “soy abundante y tengo la calidad de vida que deseo” Si esta es tu nueva creencia no te quedará más opción que salir a encontrar esa calidad que dices que tienes. Lo primero que debes hacer es pensar qué significa calidad de vida para ti y centrarte en sintonizar todo aquello que deseas. El poder está en nosotros y nuestra abundancia o plenitud no depende en absoluto de las crisis externas (como ves, esta es mi creencia respecto de estos temas, pero es la que me funciona para tener la abundancia infinita que deseo). Crea las tuyas con consciencia. Apuntalas en un papel, ponlas en un altar, rodealas de energía de luz y sal a sintonizar todo aquello que mereces.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba