Saltear al contenido principal
null

Mi nombre es Laura. Nací y crecí en Argentina, hasta que a los 23 años tras dar por finalizada mi fidelidad familiar, decidí regresar allí donde sabía que había estado antes junto a mis ancestros hace muchos muchos siglos, España. Hasta que no terminé la labor ancestral de sanación que me había sido asignada, no comprendí mi verdadero camino, aunque siempre tuve señales del mismo, de modo inconsciente. No me considero distinta ni mejor que nadie. Simplemente ejerzo mi labor como cualquier persona que se dedica a su profesión desde el amor y el respeto.

La música siempre estuvo presente en mi vida. Canalizo en palabras lo que los sonidos quieren expresar ya que ellos son el lenguaje del alma.  Desde los 13 años compongo canciones en donde el alma se expresa en libertad. Siempre sin saberlo conecté con el Ser Superior de las personas y con ese fractal de alma que todos contenemos en esta estructura biológica que alberga nuestra existencia en la tierra. Luego de mucho trabajo se abriría ante mí esto mismo que cuento, pero en la multidimensionalidad de la persona.

A los 17 años dediqué un año entero a leer todo cuanto se interpuso en mi camino. Un año entero sin salir de mi casa, tan sólo me entregué al conocimiento de la metafísica, las novelas clásicas, estudié el griego, filosofía y demás cuestiones relacionadas con el espíritu que de a poco se iban fusionando y forjando mi interior. Fue la preparación que mis guías y maestros me tenían planificada ya que en ese momento estaba sola. Absolutamente sola comenzando un camino que no sabía que lo era, sin ayudas externas, más las energías que me acompañaban y guiaron mis pasos y que se manifestaban telepáticamente y a través de la música.

Tras la muerte física de mi padre terrenal comprendí que mi labor (proyecto sentido) de mantener unida a la familia había culminado y la vida con el tiempo ratificó esto que digo. Ahora, lo que se me pedía era liberar por completo a mi linaje con su ayuda desde otros planos. Y así fue. Y así es. No me dedicaría a esto sin no fuera por mi padre de la tierra, que ahora es un guía más quien me acompaña desde las estrellas.

Viví en Madrid, en una pequeñísima habitación, en un hostal donde tenía que tener la maleta fuera porque no entraba dentro de donde dormía. Así estuve varios meses hasta que pude alquilar una habitación en un piso compartido. Me vine a España con 100.000 pesetas, sin trabajo, sin nada seguro, pero con la certeza de que era absolutamente guiada. Ese salto de fe forjó mi templanza y salí a la búsqueda de lo que era, pero eso que era lo llevaba dentro.

Viví en Barcelona, luego dos años en Argentina donde parte de mi historia ancestral aún estaba inconclusa y luego retorné a Barcelona para instalarme definitivamente en Galicia en donde concluí la rueda kármica ancestral que condicionaba aún a mi linaje y a mí. Cerré esa herida y allí comenzó mi evolución. Ya estaba preparada para acompañar a otros.

La máxima expresión del espíritu en mi vida la tuve en el año 2005 cuando una expansiva energía tomó el control de todos mis sentidos y me mostró quién era en un evento absolutamente mundano. En un segundo experimenté la energía kundalini fluyendo por todo mi ser. El llamado de la familia estelar por fín se había revelado. A partir de ahí comenzó una búsqueda incesante guiada por ese linaje estelar del que formaba también parte y se había manifestado una vez había sanado el linaje ancestral de la tierra: estudié diferentes técnicas de reiki, de registros akashicos, psicología psicosomática, bioneuroemoción, estudio del inconsciente para comprender que todo ese conocimiento estaba en mí de manera innata, y que ya era momento de bajar mis propias enseñanzas, lo que me llevó a conectar con mis propias terapias y formaciones tras ir rescatando de mi propia mónada toda esa sabiduría divina que me pertenece por derecho. He creado 7 sistemas diferentes de reiki que son los que utilizo en las terapias. Rescato continuamente información propia de mi mónada y de mi registro monádico lo cual hace que se manifieste en este plano una hipercreatividad que por temporadas se manifiesta con mucha intensidad y aún es necesario aprender a equilibrar. El trabajo interno nunca acaba.

La frecuencia que me asiste es la de las 13 rosas. Vibración que he venido a instalar a la tierra y consiste en reconectar al divino femenino y al divino masculino para dar paso al Divino Sagrado. Reunificación de los hemisferios y de la verdadera unidad que como humanos solares llevamos en nuestro bagaje primordial. Esta frecuencia es portadora de la semilla crística perteneciente a la frecuencia mariana, a la frecuencia de Jesús y a la amada vibración de linajes kumara y Melchizedek. Guías y maestros sagrados de consciencia que me asisten, forman y guían a cada paso.

Mi recorrido no fue ni es fácil. Pocas personas aparecieron en mi vida para ayudarme, acompañarme y explicarme. Muchas de las iniciaciones que he tenido han sido comandadas por mi propio equipo de sanación no proveniente de este plano.

Hablando en términos de astrología, me encuentro en estos momentos expandiendo mi medio cielo, dándome a conocer y compartiendo toda aquella sabiduría que he rescatado y que aún rescato de mi registro de alma. Es tiempo de que el mensaje llegue a más gente. Es tiempo de compartir con el colectivo, desde el colectivo. Kayra Sideral es la vibración y huella energética de mi paso por este multiverso y que, resguardada y rescatada, me acompaña y me ayuda a expandir mi consciencia estelar en este plano, sin olvidar mi consciencia terrenal que es la que cada día cuido, nutro, resguardo y reconozco ya que es mi punto de referencia para no perderme.

Entiendo que todos tenemos que identificarnos con algo que somos. Yo soy este relato, pero mucho más, como cada uno que está leyendo estas líneas. Llevo a cuestas mis aprendizajes dolorosos y mis valiosas enseñanzas. Soy lo más humana que me permito ser y divina a la vez, reinventándome cada día y rescatando inagotable información de luz en beneficio de mi evolución y el de todo aquel que resuene con mi servicio.

Entre mis estudios formativos puedo decir que soy Maestra de Reiki Usui, Maestra de Reiki Shamballa, Maestra de Reiki Egipcio, Terapeuta en Sanación Akáshica (registros akáshicos), Coacher especializada en tratamiento emocional, Terapeuta en BioNeuroEmoción, Terapeuta en astrología evolutiva y tengo un máster en Psicología Psicosomática. También soy escritora ya que acabo de publicar mi primer libro terapéutico canalizado “Evangelio de las 13 Rosas Santas”.

“Que la luz de tu consciencia ilumine cada una de las huellas que han dado tus pasos en la multidimensión y que retornen a ti para mostrarte todo el camino recorrido. Que así sea, Así es, hecho está” KayRa Sideral

Volver arriba