Saltear al contenido principal
Camino Hacia Los Contratos De Luz

Camino hacia los contratos de luz

Cuando llegamos a cierto nivel de evolución espiritual y nuestras geometrías internas están alineadas o comienzan a estarlo, podemos empezar a recibir toda la abundancia con la que hemos pactado venir a este plano a vivir la experiencia. Todos quienes nos encontramos en este momento en el planeta es porque así lo hemos decidido, aunque muchos no lo recuerden aún. Cada alma tiene su plan de vida. Cada ser trae consigo un mapa codificado, una huella impresa en sus cuerpos sutiles con las instrucciones apropiadas que se activan de a poco, en el momento del despertar. Ese mapa es único e irrepetible y su codificación también lo es. La codificación es un código de barras que, aunque parezca absurdo se ve en las terapias cuando se accede al cuerpo multidimensional de la persona y consiste en una sola palabra a resolver. Hay quienes han descendido a este plano con la palabra soledad, abandono, decepción, carencia, enfermedad, paranoia, control, mentira, toxicidad, fabulación, etc etc etc. Hay miles de codificaciones y cada uno encierra un universo interior: una madeja que hay que ir desentramando hasta llegar al mismo origen de esa codificación, comprender el para qué se ha traído esa carga a resolver y cómo hacerlo. Resuelves eso y resuelves todo. Siempre y cuando actúes, claro está, porque nadie hará el trabajo por ti. ¿Con cuál codificación crees que has venido tu? Pues eso mismo es lo que te toca resolver.

Nuestro registro de alma tiene un guardián. La palabra guardián en dimensiones superiores, no tiene la misma connotación que la que le damos nosotros en este plano. No es alguien que nos protege o cuida sino que es el representante de la divinidad en nosotros, es nuestra frecuencia de luz primigenia que puede tomar la forma de un maestro ascendido, un animal de poder, un cristal, etc. porque nuestra mente necesita darle una configuración física que no sea abstracta. El inconsciente necesita un recurso que pueda asociar y siempre estará relacionado a la propia vibración. En mi caso es Madre María y se me dio a conocer en la Iniciación de la maestría de Registros Akashicos. Es ella porque pertenezco a la vibración crística y activo aquí sus enseñanzas y las del Amado Maestro Jesús, todas las terapias, activaciones y formaciones proceden de sus enseñanzas en otros tiempos. Cuando accedas a tus registros y preguntes quién es tu guardián sabrás cuál es tu vibración y estarás más cerca de reconocer a tu linaje de origen. Esta información es valiosa si lo que pretendes es convertirte en un ser creativo, un ser que brinda algo único e irrepetible, en definitiva, el Adam Kadmon, el ser iluminado y solar que se gesta y da vida a sí mismo en cada acto de su vida, el que recoge el conocimiento universal, mediante la conexión con los chacras multidimensionales (estrella de la tierra, galaxia primigenia, estrella del alma, puerta de las estrellas), generando un campo de unificación que es asimilado por las conciencias de luz que habitan en el cuerpo y éstas lo proyectan en la materia desde la divinidad de ese ser.

Es en este momento, en que tu Yo Soy, tu Divina Presencia, está anclada a tu cuerpo físico y vives desde ella, no necesitas abrir registros sino que estás 24hs conectada a tu registro y puedes canalizar sin necesidad de preparar un espacio, decir la oración de apertura y hacer el protocolo que quienes han estudiado registros deben hacer al principio. Un día, tu guardián te mostrará todo lo que has venido a hacer (aunque en ese momento tu ya lo sabes o intuyes) y te dirá si te comprometes y quieres cumplir con tus contratos de luz. Es uno de los momentos más trascendentes en la evolución espiritual de una persona. Te comprometes a vivir desde tu Divinidad, a cumplir tu plan de vida, a centrarte solamente en eso, dejando las tonterías del ego de lado y te preparas para seguir avanzando sin cargas, solamente con tus tesoros internos. Tu guardián te entrega todos tus dones y habilidades, (que también ya seguramente estuvieras utilizando), son tuyos, nadie puede quitártelos, plagiarlos, criticarlos, enjuiciarlos o destruirlos porque nadie más que tu puede saber qué significan esos dones, nadie más que tú sabe cómo utilizarlos y nadie más que tú sabe cómo ponerlos en práctica para que funcionen. Tus contratos son una muralla que irradia luz y que nadie, pero nadie puede inmiscuirse en ellos ni opinar sobre ellos.

Libera las memorias de dolor que hay en tus cuerpos multidimensionales, crece interiormente mediante un arduo trabajo de auto conocimiento, conecta con tu divina presencia, purifica tus cuerpos, sobre todo el mental, y conoce cuáles son tus contratos de luz y ríndete a la experiencia que tu alma tiene preparada para ti. A eso has venido, no te distraigas con actividades que no te nutren. Sé coherente y verás los frutos.

Siempre recomiendo antes de solicitar la terapia de contratos de luz y lectura akáshica, la terapia unificada: https://lauravazquez.org/producto/sanacionintegralunificada/

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba